CÓMO CONSTUIR TU PROPÓSITO VITAL

Patricia García

Psicóloga y Creadora del blog Psicología que me Guía 🧭 Terapeuta Cognitivo-Conductual y EMDR 🧠contacto@patriciagarciapsicologa.com 📬

mayo 1, 2022

Compártelo con tus amigos

Los psicólog@s que trabajamos bajo el marco de la Terapia de Aceptación y Compromiso, le damos bastante importancia a este tema… ¡y tiene una explicación! Y es que, aunque no lo parezca, la salud no se limita tan sólo a comer sano, hacer ejercicio y disfrutar de un buen descanso. Tener claro nuestro propósito en la vida, también nos ayuda a dar equilibrio a todo lo demás. Vamos a verlo 😉

¿QUÉ ES EL PROPÓSITO VITAL?

“Hasta que tu misión no sea tu obsesión, nada cambiará en tu vida” 

Robin Sharma

Tu propósito vital es ese algo que te da un motivo para levantarte por las mañanas de la cama. Es ese sentido de dirección en tu vida, esa brújula que te dice dónde está el norte (TU norte) y dónde está el sur. A nivel más global, lo entenderíamos como ese marco general en el que se encuentran nuestros objetivos, y que dirige nuestras acciones.

Otros autores, lo equiparan a “tener una filosofía de vida”. Es decir, lo equiparan a tener claridad y seguridad a la hora de responder “las grandes preguntas”: ¿qué quiero conseguir antes de irme?, ¿qué es realmente valioso para mí?, ¿quién soy/cómo quiero ser?, ¿a qué estoy dispuesto a renunciar?, etc.

Desde la Terapia de Aceptación y Compromiso, se habla mucho de trabajar que nuestra conducta vaya orientada a nuestros valores. Esos valores de los que hablamos, forman parte de este propósito vital, y son más una brújula que nos guía, que el destino en sí mismo.

¿EN QUÉ NOS AYUDA TENER UN PROPÓSITO VITAL?

Comentemos algunas de las ventajas de contar con un propósito vital:

Nos aporta estabilidad emocional en momentos de vulnerabilidad. Por ejemplo: antes el estrés y la incertidumbre de una oposición, tener claro que mi propósito es llegar a ser buen profesor/a, y educar a futuras generaciones, me puede ayudar a dar ese último sprint.

Nos ayuda a priorizar

✅ Nos da más energía para afrontar adversidades

✅ Nos ayuda a actuar de forma más racional. Ya que pensamos más a largo plazo. Y esto nos permite alcanzar objetivos largo-placistas (por ejemplo: ahorrar para una casa, crear una empresa, formar una familia, etc.).

✅ Nos ayuda a ganar más salud. En algunos estudios, se ha encontrado que incluso independientemente de nuestro nivel socioeconómico (estudio) se asocia con mejores marcadores de salud.

Aumenta nuestra sensación de control, en tanto que sentimos que vamos dirigidos a una dirección concreta, y no tanto en piloto automático.

Además de todas estas ventajas, también hemos de ser realistas y asumir, que tener un propósito vital no nos garantiza conseguir todo lo que nos propongamos, pero sí que aumenta mucho la probabilidad de que así sea.

¿CÓMO ELABORAR MI PROPÓSITO VITAL?

En ocasiones, la construcción del propósito vital puede encenderse por vía reactiva; es decir: que más que elegir construir nuestro propósito, nos ocurre algo en la vida que nos hace cambiar el chip (puede ser una pérdida, un golpe de realidad, una tragedia…).

Sin embargo, al tratarse de una forma muy “pasiva” y fuera de nuestro control, suelo recomendar más elaborar nuestro sentido vital por la vía proactiva.

Según la ideología, el autor, el enfoque… existen diversas estrategias. Por citar algunas, estaría por un lado el “life crafting”, que en español vendría a traducirse como una “elaboración de vida”.

Pero existen otros enfoques. Por ejemplo, desde el marco de la Terapia de Aceptación y Compromiso, hablamos mucho de la clarificación de los valores

Maneras hay muchas, pero en cualquiera de los casos, una variable que necesitas tener en cuenta, es que un propósito vital ha de ser, sí o sí, flexible. La rigidez cognitiva y/o conductual es uno de los elementos que nos lleva al sufrimiento artificial. Ese sufrimiento “extra” en el que a veces los humanos caemos por diversos motivos. Por ello, al igual que cualquier otra conducta o pensamiento, el propósito vital, no iba a ser menos: también ha de adaptarse a un entorno en continuo cambio. Recuerda que la única constante, es el cambio.

PASOS PARA ELABORAR MI PROPÓSITO VITAL

A continuación, te propongo 5 pasos para ir elaborando tu sentido vital. Empezamos 😉

Paso 1 : Hazte preguntas dirigidas a ti

El autoconocimiento es clave a la hora de determinar tu propósito vital. Te propongo algunas preguntas que puedes hacerte a ti mismo/a para clarificar este asunto:

– ¿Qué actividades te encantan (o te encantaban)? ¿qué actividades te hacen sentir que una hora se pasa en un minuto?

– ¿Qué aspectos a nivel mundial te preocupan más? (Injusticias sociales, los animales, etc.).

– ¿Qué aspectos positivos te gustaría transmitir a los demás? ¿Qué te hace feliz a ti? ¿Qué te gustaría compartir con los demás que también les generase esa sensación de plenitud?

– ¿Qué te genera rabia de tu entorno? (Puede parecer que esta pregunta no pega mucho con este tema, ¡pero sí! Uno de los motivos que nos llevan a muchos sanitarios a divulgar sobre salud, es precisamente el sufrimiento humano que genera la desinformación que hay alrededor a este campo aún en pleno siglo XXI).

– ¿Qué problemas crees que habrá en el futuro? ¿Qué problemas te gustaría resolver en el presente, para que tu yo del futuro o tus hijos/as viviesen en un mundo mejor?

– ¿Qué fortalezas admiran tus seres queridos de ti? (Si no te ocurre ninguna… ¡pregúntales! J )

– ¿De qué te sientes orgulloso/a?

– ¿Qué se te da bien? ¿En qué destacas?

– ¿Sobre qué te gusta aprender? ¿Qué libros/documentales sueles consumir en tu tiempo libre?

– ¿A qué personas admiras? ¿Qué cualidades específicas admiras de esas personas?

– Si te tocase el sueldo Nescafé para toda la vida, ¿en qué emplearías tus días?

– ¿Cuáles son las creencias que mejor te representan?

– ¿Cómo te gustaría verte dentro de 1-5-10 años? (Dónde, haciendo qué, sólo/a o acompañado/a…)

– Si te quedase sólo un día de vida, ¿en qué invertirías esas últimas 24h? ¿de qué crees que te arrepentirías?

Una vez las hayas respondido, intenta identificar patrones comunes. No es necesario que todo sea homogéneo, pero es un buen primer paso para arrancar. Vayamos al segundo paso 😉

Paso 2 : Hazte preguntas dirigidas a tu entorno

Las preguntas del primer apartado son importantes. Pero si realmente quieres construir un propósito vital equilibrado, también necesitarás que sea pragmático, y funcional dentro de tu entorno. Es decir: que ese propósito te permita sentirte bien, pero también llegar a fin de mes.

Algunas preguntas que puedes (auto)plantearte son:

– ¿A quién pueden ayudar mis ideas/proyectos?

– ¿Qué problemas de otras personas podría resolver? ¿qué necesidades podría cubrir a otras personas o a la sociedad?

– ¿Quién estaría dispuesto/a a pagarme por ello? ¿Podría ser mi modo de vida?

Paso 3 : Actúa

Sin acción, no hay cambio. En este punto ya nos toca pasar de la contemplación, a la acción. Para saber si tu proyecto vital es viable, necesitarás ponerlo en práctica, hacer interactuar de alguna forma tu propósito con tu entorno, con el mercado… de forma que puedas ir recopilando información, y validar o rechazar tus hipótesis iniciales.

No se trata de que comiences invirtiendo todos tus ahorros en tu primera idea. Si no de que hagas tanteos, desde una zona de seguridad: realizar pequeños riesgos, sin que eso te suponga caer en la banca rota el primer mes, o desmotivarte tanto que tires la toalla. Tu objetivo inicial no es tanto obtener ingresos inmediatos, sino más bien, obtener la experiencia necesaria para que eso, pueda ocurrir después.

Te doy algunos ejemplos:

– Si tu idea es ser escritor, quizás puedas empezar escribiendo un blog y tantear si hay personas que consumen tu contenido.

– Si tu idea es vivir de un deporte, quizás puedas empezar entrenando un tiempo muy en serio; pero sin olvidar trabajar tus otros “planes B” (seguir estudiando, etc.).

– Si tu idea es vender un producto, quizás puedas comenzar buscando un mentor con experiencia en tu nicho de mercado.

Paso 4 : Haz reajustes

Una vez vayas poniendo en práctica esas acciones, irás viendo que las cosas… no siempre resultan como las imaginamos. Probablemente te encontrarás con que ideas que pensabas que funcionarían genial, no acaban de cuajar… ¡y al revés! También aparecerán ideas y nuevas puertas con las que no contabas, que funcionan.

En este punto resulta clave ser flexible y aceptar que nuestro camino puede ir por derroteros con los que no contábamos al principio. Y es que… construir un propósito vital, no suele ser algo lineal.

Llegados a esa fase nos toca aceptar la reacción de nuestro entorno y hacer los reajustes necesarios para poder construir un propósito vital viable y en armonía con tus valores. Por ejemplo: quizás, la gente no te pague por tu idea inicial, pero sí por algo relacionado, y ese algo también te gusta y es perfectamente compatible con tu propósito. Si es así, vayamos al siguiente paso 😉

 

Paso 5 : Ve más allá

El propósito vital es como el inglés en la escuela: es evaluación continua. Cada día, cada experiencia, te suma información valiosa y te exige realizar nuevos esfuerzos para aprender.

Que algo te guste no quiere decir que ya esté todo el trabajo hecho. Te va a tocar perfeccionar tu técnica, el servicio que prestes, etc. Puede sonar duro, pero las personas de tu alrededor no te pagarán porque tú realices algo que a ti te gusta. Las personas te pagarán, por RESOLVERLES un problema. Por resolverles SUS problemas.

Por tanto, una vez que ya vas viendo luz al final del túnel, que tus ideas van cogiendo formar, etc., no te confíes, porque el trabajo no ha hecho más que empezar. Y esto, no es tan negativo como puede sonar a priori: cuanto más aprendes sobre algo, cuanto mejor se te da, más te apasiona, ¿verdad?

En este punto, tus objetivos principales son lograr la excelencia en lo que haces, llegar al punto de ser un maestr@ en lo tuyo, una referencia en tu campo. Los resultados que obtengas, serán más bien la consecuencia de todo lo anterior.

🔵 Espero que estos puntos te resulten útiles ✅ y no olvides compartirlo con quien creas que le pudiese ser de ayuda 😊

🔵 Si quieres que escriba sobre algún tema en concreto, puedes proponérmelo en los comentarios del artículo 😉

🔵 Si deseas concertar una cita (presencial u online) puedes escribirme al Whatshapp o al correo electrónico que aparecen en mi web (contacto@patriciagarciapsicologa.com)

Buen día 🍀 😊 

 

REFERENCIAS

Amabile, Scott A. Snook y Nick Craig (2015) “Inteligencia emocional: propósito, sentido y pasión” Harvard Bussines Review Press

Miralles, F. y García, H. (2018) “El método Ikigai: Despierta tu verdadera pasión y cumple tus propósitos vitales” Debolsillo.

Shiba, K., Kubzansky, L. D., Williams, D. R., VanderWeele, T. J., & Kim, E. S. (2021). Associations Between Purpose in Life and Mortality by SES. American journal of preventive medicine, 61(2), e53–e61. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2021.02.011

Vázquez, M. (2021) “El Arte de Emprender: Ideas para diseñar tu negocio y tu vida” Autoedición.

QUIZÁS TAMBIÉN PUEDA INTERESARTE… 👀

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe GRATIS actualizaciones del blog suscribiéndote a la Newsletter de
Psicología que me Guía



Recibe GRATIS actualizaciones del blog suscribiéndote a la Newsletter de

Psicología que me Guía

 

Te has suscrito con éxito a la Newsletter 🙂 Gracias por leer 👀 !

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda? 😊
Patricia García Psicóloga
Hola! ¿Necesitas ayuda?
Puedes contactarme aquí, y sin compromiso 😊
Llamar Ahora