¿Qué es la terapia EMDR?

Patricia García

Psicóloga y creadora del blog Psicología que me Guía 🧭 Terapeuta cognitivo-conductual y EMDR 🧠 contacto@patriciagarciapsicologa.com 📬

agosto 1, 2020

Compártelo con tus amigos

EMDR son las siglas en inglés de Eye Movement Desensitization and Reprocessing; que en español significa “Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares”. Su objetivo, es tratar terapéuticamente un recuerdo traumático del pasado, que aún ocasiona problemas a la persona, en el presente. El foco de la terapia EMDR, está en el recuerdo de la/s experiencia/s traumática/s que ha/n desencadenado un malestar significativo en la persona. Así, no se trata de una terapia centrada en reducir los síntomas (p.ej.: estrés, ansiedad, trastornos del sueño,…) si no en que la persona entienda por qué presenta esos síntomas y, a partir de ese entendimiento, resignificar el recuerdo que le perturba.

Al oír la palabra “trauma”, es fácil que se nos venga a la cabeza un “Bueno, tanto como trauma… No creo que sea para tanto”. Pues bien: tanto si has experimentado grandes traumas (Traumas con ‘T’ mayúscula: accidentes, catástrofes, pérdidas traumáticas de un ser querido,…) como “pequeños” contratiempos (Traumas con ‘t’ minúscula: aquel día que saliste a la pizarra y el profesor se rio de ti, aquel día en que esa persona que te gustaba te rechazó al salir del instituto,…), TODOS estamos influenciados por el recuerdo que tenemos de nuestras experiencias previas, incluso por aquellas que no somos capaces de recordar… O que no lleguemos a comprender del todo.

En resumen: el objetivo no es otro que ayudar a la persona a procesar y organizar la información de ese recuerdo perturbador, de manera que esa información esté más conectada con la realidad del momento presente.

 

¿POR QUÉ SON NECESARIOS LOS MOVIMIENTOS OCULARES DURANTE LA RE-EXPERIMENTACIÓN DEL RECUERDO?

Los investigadores Christopher William Lee y Pim Cuijpers, realizaron en el año 2013, un meta-análisis en el que analizaron los estudios realizados en los últimos 23 años, con un total de 849 sujetos. Los autores, compararon terapias de exposición sin movimientos oculares (MO) frente a aquellas que sí incluían los MO. Al analizar los resultados, encontraron diferencias significativas en ambos grupos: los pacientes que habían recibido la terapia EMDR con MO, habían obtenido mejores resultados. En otras palabras: las terapias con movimientos oculares, habían resultado más eficaces.

Para explicar este hecho, los autores del estudio se apoyaron, entre otros aspectos, en las teorías de la memoria de trabajo. Según estas teorías, disponemos de un “sistema ejecutivo central” responsable de la integración y coordinación de la información almacenada en diferentes subsistemas (p.ej.: el bucle fonológico, que almacena la información verbal y auditiva, o la agenda visoespacial, encargada de sostener y manipular información visual o espacial). Al realizar los movimientos oculares y mientras se mantiene la concentración en la imagen del recuerdo, se agota la capacidad de la agenda visoespacial y del ejecutivo central. Así, la competición en recursos facilita la degradación del recuerdo, volviéndolo menos emocional y vívido. Llegados a este punto, la persona pasa de sentir ese recuerdo como algo desagradable y altamente perturbador, a sentirlo como un recuerdo más lejano, más distante emocionalmente. Diríamos pues, que la persona ha logrado procesar ese evento de su pasado.

En varios estudios, los investigadores han notado que los recuerdos emocionales tienden a presentarse en forma episódica, y a ser ricos en detalles sensoriales, haciendo probable que ocurra la recuperación del trauma cuando estos recuerdos pierden su riqueza sensorial. De acuerdo con las hipótesis de las teorías de la memoria de trabajo, al acceder a un recuerdo emocional mientras se realizan MO, se interrumpe el almacenamiento de esta información y se reduce la calidad episódica. Disminuyendo así, la sobre-activación y malestar que genera a la persona el pensar en el recuerdo traumático.

EVIDENCIA CIENTÍFICA DE LA TERAPIA EMDR

La poca similitud entre los componentes de la terapia EMDR con las terapias más “convencionales”, puede despertar desconfianza incluso en la persona menos escéptica. Te seré honesta: incluso yo misma, dudé en su día. “¿Pero cómo me ayudará esto de ‘mover los ojos’ a solucionar los problemas de mis pacientes?”, pensé.

En las últimas décadas, la terapia EMDR ha ganado una popularidad significativa: han aumentado tanto la formación de terapeutas EMDR, como su aplicación clínica en diferentes países de Europa. Además, también se ha notado un incremento significativo de publicaciones científicas indexadas en PudMed; en las que se compara la eficacia de la terapia EMDR con otras terapias psicológicas (p.ej.: Terapia Cognitivo-Conductual, Terapia de Exposición, Terapia Narrativa, etc.).

Actualmente, la investigación científica establece a la terapia EMDR como un tratamiento con evidencia empírica (evidence-based) para la terapia del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT). Así, se encuentra recomendado en diferentes guías de práctica clínica, tales como:

1) American Psychological Associtation (APA).

2) International Society for Traumatic Stress Studies (ISTSS).

3) Veterans Health Affairs and Department of Defence (2010).

4) National Institute for Clinical Excellence (NICE) – UK (2005).

Como con cualquier asunto en ciencia, siempre hay que seguir investigando, seguir avanzando… Para mejorar los tratamientos, y poder ayudar más o mejor a las personas. De momento, hasta la actualidad, la terapia EMDR ha ayudado ya a miles de personas a procesar su pasado; y poder vivir en el hoy, sin la mochila del ayer.

Si te ha resultado interesante, no te pierdas próximos artículos sobre éste, y otras temáticas, en Psicología que me Guía 🧭.

Comparte tu opinión en los comentarios al final del post 😉

P.G. 🌺

REFERENCIAS:

Benedikt Amann, Alicia Valiente, Ana Moreno, Miguel Angel Santed, y Anabel Gonzalez (2018) “Revisión sobre evidencia científica de la terapia EMDR”. Extraído de: https://www.emdr-es.org/Content/PDF/Dossier%20Evidencia%20Cient%C3%ADfica%20EMDR%20Web.pdf

Francine Shapiro (2012) “Supera tu pasado. Tomar el control de la vida con el EMDR” Editotial Kairós.

Lee C.W., y Cuijpers P. (2013) “A meta-analysis of the contribution of eye movements in processing emotional memories. Journal Behaviour Therapy Experimental Psychiatry” 44 (2), 231-239. DOI: 10.1016/j.jbtep.2012.11.001

McGuire, T. M., Lee, C. W., y Drummond, P. D. (2014). “Potential of eye movement desensitization and reprocessing therapy in the treatment of post-traumatic stress disorder”. Psychology Research and Behavior Management, 7, 273–283. https://doi.org/10.2147/PRBM.S52268

Maxfield, L., Melnyk, W. T., y Hayman, C. A. G. (2008). “A working memory explanation for the effects of eye movements in EMDR”. Journal of EMDR Practice and Research, 2, 247-261, Special Issue: Possible EMDR Mechanisms of Action.

Van den Hout, M., Muris, P., Salemink, E., y Kindt, M. (2001). “Autobiographical memories become less vivid and emotional after eye movements”. British Journal of Clinical Psychology, 40, 121 – 130.

QUIZÁS TAMBIÉN PUEDA INTERESARTE… 👀

2 Comentarios

  1. Sara

    Una terapia interesante de la cual desconocía su existencia. Por lo que he podido comprobar contrastando en otros sitios efectivamente cuenta con evidencia científica. Gracias por compartir la información, me suscribo! Sigue así 🙂

    Responder
    • Patricia García

      Me alegro de que la hayas encontrado interesante Sara! 🙂
      Gracias por tu suscripción,
      Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe GRATIS actualizaciones del blog suscribiéndote a la Newsletter de
Psicología que me Guía



Recibe GRATIS actualizaciones del blog suscribiéndote a la Newsletter de

Psicología que me Guía

 

Te has suscrito con éxito a la Newsletter 🙂 Gracias por leer 👀 !